Las Cucarachas

La semana pasada enseñé una clase de yoga muy atípica. Mi estudiante, Geetesh, trajo a un amigo que necesitaba audífonos para oír. Entonces tuve dos estudiantes que no podían oír bien y tengo un voz muy suave. Siempre me olvidaba de usar una voz fuerte. El nuevo estudiante se llamaba Sammy y él nunca había  hecho yoga. Fue muy buena práctica para mi porque hábia sido un año desde que enseñé A un estudiante que nunca había hecho yoga. 

Al principio los estudiantes me siguieron bien pero a mitad de la clase una señora y su hija pequeña entraron. Su hija tenía unos cinco años Y ella se mantenía tranquila por diez minutos. Después de diez minutos ella decidío que no quise hacer yoga y empezó a jugar cerca de su mama, en el espacio entre la ventana y la puerta. Fue muy mono pero distraía uno poco porque ella echaba una ojeada a su mamá a veces. 
¡De pronto, una cucaracha! La cucaracha estaba enfrente de la señora y ella gritó – ¡Cucaracha! Ella estuvo riendo y gritando – !Cucaracha, cucaracha, cucaracha! Estuve riendo tambien y Brandon se levantó de su pose para coger la cucaracha. Cinco minutos más tarde una otra cucaracha aparecío encima de un bloque. Recogí el bloque con la cucaracha y se quitó de encima después de un rato afuera. ¡Ay! 
Fue una clase muy atípica, divertida y un poco estresante. Pero en días como esa, hay que mantenerse en los dedos de los pies. 

Enjoy My Writing? Get Miinkay in Your Inbox

Recent Posts